Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 14 de junio de 2014

viernes, 16 de mayo de 2014

Vista de lince 173

Bien vale una última lectura antes de mandar el artículo al diagramador.

Las fotos que muestro a continuación pertenecen a un mismo artículo; ¿cuántas de esas fotos no habrían salido aquí si el autor le hubiera echado una última miradita al artículo? Anticipo que a mí también me pasa.


1. Error del corrector automático.

1. Esta primera foto tiene un error muy curioso: confundir una nube con un nueve sólo obedece a una corrección automática. Explico: el autor pensó escribir «nube», pero por alguna razón se le atravesó una e en el camino. El corrector automático de Word le cambió ese «nuebe» por «nueve». El autor no se dio cuenta del cambio pues word lo hace a una muy alta velocidad. Ensayen ustedes para que se percaten de eso. Una lectura final habría descubierto el error.

2.1. Doble concordancia.
2.2. Mal uso de la bastardilla.
2.3. Los millardos.

2.1. En esta foto se aprecia que el adjetivo «dirigidos» concuerda en número plural con el sustantivo «astrónomos», mientras que la inflexión verbal «identificó» lo hace en singular con el sustantivo «grupo». Éste es uno de esos líos que se resuelven con el principio de la sabiduría popular que dice «O todos en la cama o todos en el suelo». Creo que ya entendieron que se trata de unificar la concordancia. Me preguntarán: «¿plural o singular?». Aquí viene otro lío: la Real Academia admite cualquiera de las dos formas, pero la lógica , en este caso, pide el singular: «Un grupo de astrónomos dirigido por Iván Ramírez identificó…». En esta frase se da a entender que los miembros del grupo no trabajan independientemente, sino como un solo ente que tiene por misión la identificación de los hermanos del sol. Un ejemplo en el que la lógica pide el plural podría ser: «Un grupo de estudiantes pagaron la tarifa y pudieron entrar a ver el espectáculo». En este ejemplo la acción de pagar la tarifa es independiente de cada miembro del grupo, lo mismo que la acción de entrar a ver el espectáculo.

2.2. El diario de donde fue tomada esta foto se inventó una norma según la cual los nombres propios de personas cuando van acompañados de uno o dos de los apellidos van en bastardilla. Esa norma no existe. Interfiere con las normas verdaderas de la bastardilla como son los nombres de las publicaciones y los nombres de las obras de la creación que deben ir en bastardilla. Además nunca observan la norma que manda poner en derecha estos nombres si el texto completo va en bastardilla. No tengo ejemplos, por ahora, pero cuando los tenga los  pondré.

2.3. El autor perdió la oportunidad de usar la palabra «millardo». «4,5 millardos». Algún día será.


3. Cerca de.

3. La locución preposicional que significa ‘junto a’ es «cerca de», no «cerca a».


4. Faltó el verbo «ser» en infinitivo.

4. Faltó el verbo «ser» en infinitivo en la frase: «… que no tienen que ser los más potentes».


5.1. Escritura de los numerales ordinales.
5.2. Uso de la bastardilla en nombres de publicaciones.

5.1. Al escribir la palabra «primero» mediante símbolo, se debe hacer como en todos los ordinales: la cifra, luego el punto y, por último, el cerito en superíndice: «1.° de junio».

5.2. El nombre de una publicación debe ir en bastardilla: The Astrophysical Journal. De esto hablé en la foto 2.: Que el diario se puso a inventar norma de bastardilla y descuidó una norma que está en la Ortografía 2010 § 4.2.4.8.1.5., pág. 490.


6.1 Nombre propio con minúscula.
6.2 Porqé y Por qué.

6. Este párrafo está entre comillas. Muchos tienen el concepto de que lo que esté entre comillas no debe ser corregido. Un par de toquecitos que eviten errores, es una ayuda al dueño el entrecomillado.

6.1. El nombre de la galaxia en la que está Nuestro Sol y sus planetas es Galaxia de la Vía Láctea, que se abrevia en Vía Láctea como se llama desde la antigüedad o en Galaxia, por antonomasia. Es decir, la palabra «Galaxia» cuando se refiere a nuestra galaxia va con mayúscula.

6.2. Si observamos el guion que hay después de la sílaba «por» nos damos cuenta de que en el escrito venía pegada de la sílaba «qué», «porqué», lo cual es un error. Debe ser: «por qué».


7.1. Corrección de estilo.
7.2. Abuso del vocablo «cero».
7.3. Repetición de la preposición «por».
7.4. Ídem 2.2.

7. Las tres primeras observaciones de esta foto, corresponden a mejoras de estilo en mi parecer no son precisamente errores los que se critican.

7.1. «… si tiene planetas y, en caso de tenerlos, si son habitables».

7.2. Una moda que parece agringada es llamar todo lo nulo «cero». Por ejemplo: «niños de cero a cinco años» en vez de «niños menores de cinco años». En la foto: «… el chance no es nulo».

7. Aunque la utilización de la preposición «por» para determinar el tiempo de estudio de la estrella mencionada es correcta, la repetición de la misma preposición en otro uso hace cacofónica la oración, el primero puede cambiarse por la preposición «durante»: «… ha sido estudiada durante muchos años por Michael Endl…».

7.4 Los nombres propios no deben ir en bastardilla como ya lo dije en el numeral 2.2.


8. Símbolos y letras.

8. En las frases en las que se presenta la oportunidad de escribir con letras o con símbolos, se debe usar una sola característica: o todos símbolos o todos letras, Así: una de las dos expresiones «15 %» o «quince por ciento».


9. Preposición errada.

9. La locución adverbial cuyo significado es ‘de forma completa’ es «en profundidad», no «a profundidad».


10. Concordancia y preposición errada.

10. Fueron muchos los cuerpos que surgieron de la nube, este es uno de ellos: «Si bien sólo es uno de los cuerpos que surgieron de la nube…».

Envigado 14-05-16

domingo, 9 de marzo de 2014

La cátedra de don Abel 1. Plural de apellidos

¿Por qué el blog Los Gavirias de Sopetrán usa los apellidos en plural si todo el mundo los usa en singular aunque sean varios?
Gabriel Escobar Gaviria
Uno de los Gavirias de Sopetrán

Esta pregunta nos surge ahora que estamos tratando las familias de Sopetrán, historia en la que tenemos que hablar de los apellidos.

Veamos unos documentos importantes:

Gramática de la Lengua Castellana compuesta
por la Real Academia Española. MDCCLXXI.
1. Estos cinco rengloncitos es todo lo que nos dice la Real Academia en su primera Gramática oficial respecto al plural de los nombres propios:

«No, pero sí».

No se hace académicamente, pero familiarmente se hace.

Evidentemente hay una contradicción pues se aprueba lo prohibido. Y más cuando el «familiarmente» se puede aplicar a cualquier familia del mundo hispano. Y es de mera lógica que si aquí hay un Pedro y allí hay otro, son dos los Pedros existentes. No se ve razón morfológica alguna para que la ese no sea agregada. Además de eso, habla de los nombres de pila, pero nada dice de los apellidos. 

Algo de esta teoría volverá a aparecer.

2. En 1847 aparece la Gramática de Andrés Bello (venezolano) que al respecto trae los siguientes apartados en los que pongo en negrilla lo relacionado con los apellidos:

«111. 3.ª Los acabados en consonante añaden esabad, abades; útil, útiles; holgazán, holgazanes; flor, flores; mártir, mártires; raíz, raíces. El plural fraques de frac no es una excepción, porque en todas las inflexiones se atiende, por regla general, a los sonidos, no a las letras que los representan, y para conservar el sonido que tiene la c en frac es necesario convertir esta letra en qu. La mutación de z en c es de mera ortografía.

»Las excepciones verdaderas que sufre más frecuentemente la regla tercera, son éstas:

[...]

»114. 3.ª Forman el plural como el singular los en s no agudos, como el martes, los martes; el paréntesis, los paréntesis; regla que siguen también los no agudos en x, como el fénixy los apellidos en z que no llevan acentuada la última vocal, como el señor González, los señores González.

»1154.ª Los apellidos extranjeros que conservan su forma nativa, no varían en el plural: los Canning, los Washington; a menos que su terminación sea de las familiares al castellano, y que los pronunciemos como si fueran palabras castellanas: los Racines, los Newtónes.

[...]

»Hay ciertos nombres compuestos en que la formación del plural está sujeta a reglas especiales

[...]

»119. 2.ª Los compuestos de dos nombres en singular, que no han padecido alteración, y de los cuales el uno es sustantivo y el otro un adjetivo o sustantivo adjetivado que modifica al primero, forman su plural con los plurales de ambos simples, como casaquinta, casasquintas; ricohombre, ricoshombres; pero padrenuestro hace padrenuestros; vanagloria, vanaglorias; barbacana, barbacanas; montepío, montepíosExceptúanse asimismo de esta regla los apellidos de familia, como los Montenegros, los Villarreales».

Analicemos estos cuatro parágrafos de la gramática de don Andrés de Jesús María y José Bello López.

El § 111 es la tercera de tres reglas establecidas para la formación de los plurales de los sustantivos según de su terminación. De esta regla tercera y de las dos anteriores que no copio para no alargar este documento no se exceptúan los apellidos ni se da una regla aparte para ellos. Si tenemos en cuenta que don Andrés Bello escribió su Gramática para los hispanoamericanos, podemos deducir que el español americano no contemplaba la norma de que los apellidos no tuvieran plural, las anotaciones siguientes nos darán la razón de lo que acabo de decir

El signo § significa «parágrafo» o «párrafo» y se consigue en el teclado presionando la tecla «alt» mientras n se teclean las teclas de 21, teniendo en cuenta que la señalización de «bloq num» esté encendida. Si son dos significan «parágrafos» o «párrafos».

El § 114 nos muestra la tercera excepción a la formación del plural en aquellas palabras no agudas terminadas en ese y añade que los apellidos que terminan en zeta y no son palabras agudas participan de esta anomalía. Por primera vez nos dice don Andrés que los apellidos tienen plural: sin necesidad decirlo como una regla, dice que los que terminen en zeta hacen el plural (no dice que no tienen plural) como el singular. Esto da a entender que los demás forman plural según las normas generales de las palabras. El apellido Vargas, por ejemplo, hace el plural como el singular, «los Vargas», siguiendo la norma de las palabras no agudas terminadas en ese.

De igual manera, el § 115 nos dice que  los apellidos extranjeros son invariables en el plural, no que no tienen plural.

Por último, el § 119 que trata el plural de palabras compuestas en las que uno de los componentes es sustantivo y el otro puede ser sustantivo o adjetivo, en los que unas veces se pluralizan ambos componentes y otras sólo el último, dice que en el caso de los apellidos, sólo se pluraliza el último como «los Montenegros» y «los Villanuevas». Esta aclaración no debió ser necesaria por cuanto cuando una palabra como Montenegro se usa como apellido deja de ser una palabra compuesta porque pierde todo su significado. Mi apellido Escobar en el Diccionario es un verbo y un sustantivo, pero cuando sigue después de mi nombre de pila deja de tener esos significados para convertirse en mi apellido.

He observado que las palabras compuestas que estamos tratando aquí pluralizan ambos componentes si la nueva palabra conserva los significados de los componentes, en caso contrarios solo leva plural al final. «casaquinta», por ejemplo, es una casa y es una quinta (revisar en el Diccionario), su plural es «casasquintas»; pero «padrenuestro» no es nuestro padre sino una oración, su plural es «padrenuestros». Por eso yo aseguro que el plural de «carrobomba» es «carrosbombas» aunque vaya en contra de la mayoría de periodistas.

La Gramatica de Andrés Bello tuvo tres aportes póstumos importantes: dos de don José Rufino Cuervo Urisarri (1844-1911), filólogo, humanista y erudito bogotano, una en 1874 y otra en 1881, y otra de Niceto Alcalá-Zamora y Torres (1877-1949), primer presidente de la Segunda República Española (1931-1933), en 1945. Ninguno de estos dos autores (uno americano y otro español) se ocuparon de los plurales de los apellidos, lo que da a entender que en ese aspecto ya no había objeción al respecto en España o que por la corta estadía en Argentina del presidente destituido y exiliado habría asimilado como normal ese uso en América

Me inclino a pensar que fue la primera causa por lo que vamos a ver en seguida:


La Gramática de don Andrés Bello con las Notas de don Rufino y las observaciones del presidente Niceto fueron editadas en 1945 por Editorial Sopena Argentina en bajo la dirección y derechos de a autor por las observaciones reservados a don Niceto. Fue texto en nuestra patria de la materia de español que debía darse en el último año de bachillerato, donde ya no se estudiaban nociones elementales graduales como eran las de G. M. Bruño. Yo tuve que cursar esa materia en 1964 y el libro de donde estoy tomando estas notas es el de entonces. Desconozco las razones por las que el texto no era el de la Real Acdemia (edición de 1931) e igualmente desconozco esa edición (puede que algún día la encuentre).


3. En la década del 70 la Real Academia Española determina que su Gramática (1931) está obsoleta y decide cambiarla. La Comisión de Gramática de la Institución da a la luz en 1973 su Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Ese esbozo resultó tan bueno que, aunque advierte a manera de prólogo y en caracteres resaltados, que carece de toda validez informativa, fue prácticamente la Gramática oficial hasta la aparición de la Gramática 2009, una sola edición con reimpresiones cada uno o dos años.


Y hasta se vendió en edición de lujo.




Estas tres fotografías de las páginas 188 y 189 del Esbozo me dan pie para lo que mencioné antes de que los españoles habían entrado por el camino de Bello de que los plurales de los apellidos fueran una cosa normal y necesaria. Como ven en el Esbozo (hecho en España por españoles) apenas si se menciona la singularidad de los  apellidos dejando como norma la pluralidad con las excepciones ya anotadas. Observemos que en la segunda fotografía a partir del segundo renglón dice que a los artistas del siglo XIX y a los del XX se les nombraba en singular (morfema cero) cuando se trataba de plural, y más adelante llama «impropiedad» a esa costumbre (me mantengo de acuerdo en que se trata de una impropiedad).

4. Fue a finales de la última década del siglo pasado cuando la Asociación de Academias de la Lengua Española, con sede en Madrid se pellizco y dándose cuenta de que se habían quedado durante dos décadas y media en un esbozo que carecía de validez, pero que fungía como documento oficial y se pusieron a trabajar en una Gramática panhispánica aprobada en Medellín en 2007, (por lo cual lleva el nombre de Gramática de Medellín), pero la terminaron y la sacaron al comercio en diciembre de 2009.

Fueron casi cuatro décadas desde que el Esbozo calificó como «impropiedad» el uso del singular como plural por lo que la impropiedad fue avanzando hasta que reblandeció los cerebros de los estudiosos que al redactar la Gramática de Medellín le volvieron a dar vía libre a la impropiedad con conceptos como estos:


Los nombres propios no significan nada: rosa es una flor, pero doña Rosa no tiene significado, §§ 3.6a y 12.7a. ¿Cómo que no? Doña rosa la que hace las empanadas es diferente de doña Rosa la que trae el periódico son dos Rosas distintas de la misma forma que una rosa blanca y una rosa roja son dos rosas distintas. Sin embargo reconoce que el uso se ha dado el lujo de imponer tales plurales. Es decir, volvimos al «no, pero sí» de la primera gramática, incluso el §3.6b normatiza para los nombres compuestos.

Los §§ entre el 3.6g y el 3.6l repiten lo que ya dijimos de la gramática de Andres Bello y del Esbozo, lo cual me da ánimo académico para seguir luchando en contra de lo que el esbozo llama «impropiedad» y en la Gramática de Medellín se llama «alternancia».

Envigado 9 de marzo de 2014

lunes, 3 de marzo de 2014

Vista de lince 172

Antioquia, la más educada

En uno de los últimos días del mes pasado llegué a hacer una visita al palacio de Antioquia, la más educada, y tengo cosas buenas y cosas malucas para contar. Veamos:



 Cuánto he luchado, desde cuando éramos Medellín, la más educada, por hacerme oír de alguien que le ponga la coma explicativa al lema. Nada se ha logrado, aunque sigan diciendo que es la más educada.

Pero no entré a la Gober a criticar, sino a ver cosas bonitas como este hermosísimo mapa de aproximados 2,20 metros de alto por 1,5 de ancho. En él están señalados los 125 municipios de Antioquia, la más educada, mediante un bombillito blanco (Turbo y Necoclí estaban apagados durante mi visita, pero no sé si los 123 restantes estaban todos encendidos). Se mostraban también los corregimientos y algunas veredas, unos y otras sin bombillito. Además, las vías principales y algunas de penetración, toda una belleza artística (cliquéelo para que lo vea más grande). Pero... 

... cuando miré mi pueblo Sopetrán me di cuenta de que le faltaba algo, pero le faltaba lo mismo a Córdoba, a San Nicolás y a San jerónimo, dos de los corregimientos de mi pueblo y nuestro hermano gemelo San Jerónimo (nacimos el mismo día, 22 de febrero de 1616, ojo con las cuatrocientas velitas).

Inmediatamente dirigí la mirada hacia Apartadó y también le faltaba el mismo detalle y con él a Chigorodó, a Churidó a Río Grande y a San José de Apartadó, corregimiento al que le faltaba el detalle por partida doble. Como hasta ahora he mencionado corregimientos y Municipios que estaban escritos en mayúscula sostenida, pensé que el error se trataba de que el que marcó los nombres tenía la vieja maña de no tildar mayúsculas. Como ya revelé el detalle faltante que observé en esos nombres resulta que el corregimiento Riogrande no se tilda en el primer componente porque las palabras compuestas se acentúan en el último componente y «grande» es palabra grave terminada en vocal y no se tilda. Observé entonces que los nombres las veredas estaban escritos en minúsculas con mayúscula inicial e...

... inmediatamente dirigí la mirada al municipio de San Luis que tiene una vereda que se llama Sopetrán como mi pueblo, pero tampoco le encontré tilde.

Cristóbal tampoco mereció la tilde.

Ni a esta serranía la llevaron.

Cañasgordas quedó como un cañauzal del maestro Botero (no me la vayan a hacer cambiar por «cañaduzal», pues desde los cuatro años digo ☺«cañauzal» cuando me iba a conversar con Fermín, quien siempre me partía una caña para chupar, en el cuido de mis tías abuelas las Gavirias de Sopetrán).  Morrogacho quedó con nombre y apellido y ya para qué mencionamos más tildes si no hay ninguna.


Acercándome a Charcón (Liberia) encontré una Providencia con be de burro.

Estas cosas me hacen pensar que Antioquia, la más educada, no es tan educada que digamos. Veo llegar la disculpa de que el programa de computador que desarrolló esa belleza de mapa no tenía tildes. Pues entonces debieron contratar con uno que sí las tuviera porque un mapa de esos no se lo cambian a uno por tapas de gaseosa ni por cuponeras y no hubo interventor que se parara en las de atrás y dijera que el español del mapa debía ser reflejo de Antioquia, la más educada.

lunes, 28 de octubre de 2013

Por encimita

Tomado de El Colombiano (13-10-27)


De la tragedia de la unidad residencial Space, parejo con las emociones, han emergido todos los expertos, algunos de verdad y muchos de ocasión, a quienes solamente les ha faltado pedir la guillotina para los culpables, sin que conozcamos aún las causas que la originaron.

Todos hemos declarado el duelo: unos con tristeza, no sólo por las vidas que se perdieron, sino también por esa forma de desplazamiento forzado que han padecido los residentes y sus vecinos. Otros con rabia, como aquella señora que pide despojar a los culpables de la «nacionalidad paisa», cosa que ni siquiera sabíamos que existía. 

Ira. Dolor. Impotencia. Todos los sentimientos han aflorado, incluso la indiferencia y hasta cierta complacencia en unos pocos resentidos, que evidencian en frases como «los ricos también lloran» y dejan muy claro lo mezquinos que podemos llegar a ser en la desventura de otros, como si la adversidad resistiera estratificación alguna.

Debe ser porque en apariencia, y por los precios de los apartamentos, creen que los damnificados estrato seis no son pobres y podrán levantarse del desplome más rápido de lo que se fue al suelo su edificio, como si para ellos sus casas de tantos millones no significaran lo mismo que para los protagonistas de los derrumbes e inundaciones que tienen que vivir en las laderas inestables o en las orillas de los ríos, tan cumplidos para cobrar víctimas en temporadas invernales. Hay tragedias que se deben mirar en el espejo, porque en medio de los escombros, del fuego o del lodo, se parecen mucho. 

Algo que no suplirán las ayudas, independiente de dónde vengan, son los recuerdos de lo que se tenía. La casa en cenizas, en el agua o en el suelo, es una desdicha que no debería verse solamente desde la perspectiva de para quién es menos difícil superarla. Finalmente todos, sin importar la condición socioeconómica, tenemos apegos y a todos por igual nos duele perder aquellos objetos materiales que por años, a veces por siempre, nos han acompañado.

¿Cómo no sentir la tristeza de quien se duele de haber perdido la carta que le escribió el expresidente Mandela, o la hoja con las huellas de su registro civil? ¿O la del pequeño que extraña su cobija de seguridad que lo ayudaba a conciliar el sueño? ¿O la de la niña que pide su oso felpudo y mugroso, compañero inseparable aunque una estantería de juguetes relucientes reclamara su atención sin éxito?


Sobrevivir a la calamidad es una oportunidad invaluable de recomenzar que siempre nos recordará lo frágiles que podemos ser ante la naturaleza o ante los errores humanos. Por supuesto todos exigimos muchas explicaciones, en especial para corregir el rumbo y evitar repeticiones absurdas, pero perder el equipaje marcado con nuestro sello personal también pesa. Y duele. Y mucho. Si al miedo no le han puesto calzones, al apego no le han puesto medida.

Perder un tugurio o perder un palacio produce la misma sensación de incertidumbre y de vacío. La casa es un espacio trascendental que nos ancla a un lugar de la Tierra al que es más rico llegar que a ninguna otra parte del mundo; nuestro territorio íntimo donde tejemos sueños, lloramos tristezas y reímos felicidades. 

Por fortuna nos quedará siempre el corazón, como una especie de baúl sagrado, para guardar y resguardar nuestras posesiones más preciadas: Los recuerdos

martes, 22 de octubre de 2013

Vista de lince 171

Otra vez, acrónimos; otra vez, comillas simples


Se aprendió rápido la lección o se necesita unificación de conceptos. El acrónimo «Minvivienda» está bien construido sin mayúscula intermedia.


Ésta es otra lucha que debemos librar; cuando se intercala una palabra o una frase incorrecta, pero que es de uso del común va entre comillas angulares o dobles, nunca entre sencillas. Eso se trata de un error traído de españa hace unos doce años. «... acaba el "yo con yo"».

lunes, 21 de octubre de 2013

Vista de lince 170

Acrónimos y otras minucias de primera



La expresión «Minsalud» es un acrónimo.
Los acrónimos son palabras en español.
Las palabras en español no llevan mayúscula intermedia.
La expresión «Minsalud» no lleva mayúscula intermedia.

1. El sustantivo «porqué»va en una sola palabra.

2. Se usan comillas dobles o angulares, no sencillas, para resaltar alguna frase o para resaltar una palabra  que está indicando un significado que no es el propio: «... como el "paseo de la muerte"».

geg

domingo, 20 de octubre de 2013

Error

Estimados lectores.

La entrada anterior acerca de lo gemelos pertenece a mi blog Los Gavirias de Sopetrán, por error la incluí en este blog, pero por tratarse de un documento curioso y en el que puede haber alguien que apoye mi apreciación al respecto no la borraré, solamente le cambiaré el título pues el docente Darío Sevillano no es conocido en este blog, como lo es en el otro, allí es el que sostiene el blog con cantidad enorme de artículos científicos. Es una oportunidad para que conozcan a un hombre de pueblo, sencillo, pero de una inagotable sabiduría. 

sábado, 19 de octubre de 2013

Consideraciones acerca de los gemelos.

Gabriel:

Las conclusiones a las que he llegado, después de investigar por muchas horas sobre los gemelos y mellizos, son las siguientes:

Primero se debe pensar es que las dos palabras, siendo sinónimas, no significan lo mismo, cuando de este tema se trata.

Recordemos que en medicina humana o en la veterinaria, cuando se trata de animales, como los ganados o la especie humana, que lo normal es el nacimiento de un individuo por parto, se les dice gemelos a los nacimientos de dos individuos en una sola gestación. Y es bueno agregar, que a los demás animales no se les da esta connotación, porque sus partos normales, son de varios individuos.


Es importante saber que los gemelos humanos, comparten la matriz de la madre y esta circunstancia hace que el espacio sea muy reducido para el desarrollo normal de los dos seres y eso, precipita la hora del parto a la semana 37.ª, hecho que hace aparecer débiles a los dos seres que han nacido y, por esto, deben ser manejados en salas especiales con incubadoras a bordo.

Se estima que un 2 % de los nacimientos en el mundo son de gemelos.

Las circunstancias que hacen estas bellezas de la creación son dos: La bipartición temprana de un embrión o la formación simultánea de dos embriones en fecundaciones diferentes.

Se venía diciendo que dos placentas o dos bolsas significarían gemelos dicigóticos o mellizos, pero los recientes estudios de ADN, están demostrando, que algunos gemelos monocigóticos también vienen en bolsas separadas.

Miremos estos dos diagramas:

Esta es la fecundación de un óvulo 
que más tarde si dividió.

Esta es la fecundación de dos óvulos
que van  a formar dos nuevas vidas
.

Con estos esquemas, me surgen una cantidad de preguntas y respuestas, que te las escribo, para que las analices, porque la verdad, ni soy teólogo, ni soy doctor de la Iglesia, ni tengo el poder de los papas, para pontificar, sobre estos asuntos.

¿Crea Dios, en el primer caso, sólo un alma para los dos cuerpos o después, cuando el óvulo se fragmenta, crea el alma que hace falta?

Las dos posibilidades caben, porque como las almas son seres espirituales, supongo que tienen el don de la ubicuidad y un alma, puede asistir los dos cuerpos, sin ningún tropiezo; pero la segunda posibilidad, es factible, porque a Dios, que es el Supremo Hacedor, no le cuesta ninguna dificultad crear la otra alma.

Si me dijeran  si es una sola alma, para los dos cuerpos, cuando muere uno de los dos: ¿Qué pasaría con ella? Contestaría acertadamente, el alma no se molesta y sigue asistiendo el cuerpo que aún vive.

Gemelos dicigóticos.

Gemelas monocigóticas.

Según dicen los científicos, tanto los monocigóticos como los dicigóticos pueden tener una o dos bolsas, interiores y exteriores y eso nada aporta acerca de su origen y solo la prueba de ADN, es capaz de resolver el enigma.

Los gemelos monocigóticos, que son prácticamente clones, no son exactamente iguales, porque aunque compartan la placenta en un 66 % de los casos, uno de los dos tiene mejor acceso a la nutrición que brinda la madre y esto hace una diferencia.

Cuando un embrión que se origina en una fecundación típica, a partir de un óvulo y un espermatozoide, se divide en dos en las primeras fases del desarrollo, consideramos este fenómeno como reproducción asexual. Y en este caso, los resultados son: gemelos monocigóticos o gemelos univitelinos, porque se derivan de un solo cigoto y también se les dice gemelos idénticos, porque coinciden en todos sus rasgos.

En estos casos los dos individuos tienen que ser del mismo sexo.

Pero hay un caso muy particular de gemelos monocigóticos, al que llamamos siameses, porque los dos individuos, nacen unidos y a veces comparten un mismo corazón o un solo cerebro; me atrevo a creer que este es el caso más angustioso de los famosos nacimientos dobles.

En la partición de un embrión, se produce una proliferación celular, en la que actúa la mitosis, que es un reparto adecuado de material genético, que distribuye copias genéticas idénticas en cada uno de los fetos y en estos casos, los dos individuos que nacen son idénticos y casi ningún personaje a excepción de los progenitores, es capaz de distinguirlos.


Los gemelos dicigóticos, también llamados mellizos, son los que se originan por fecundación separada y más o menos simultánea de los óvulos por los espermatozoides, a estos les decimos: Gemelos dicigóticos, gemelos bivitelinos, gemelos no idénticos o gemelos fraternos.

Gemelos dicigóticos

Hay un tema importante que es bueno tratarlo: ¿Cuál es el primogénito en estos casos?

Casi en todos los países, el primogénito es el primero en nacer, pero en Argentina la ley dice: «Cuando nacen dos en un solo parto, se consideran de iguales derechos».

Cuando los gemelos son dicigóticos, el orden de nacimiento, no se relaciona con este tema, sino que el primero en nacer, es el que está acomodado en el endometrio uterino.

Hay un caso muy simpático, al que los científicos llaman gemelos semiidénticos, que consiste en que un óvulo, no fertilizado, se divide en dos y luego esos dos nuevos óvulos son fertilizados por espermatozoides diferentes; en este caso los gemelos tienen iguales genes maternos y diferentes genes paternos.

Como ves, la naturaleza es especialista, en hacer cosas que a veces, no nos imaginamos.

Te muestro unos gemelos semiidénticos:

Gemelas semiidénticas

Hay unas diferencias notables, entre los gemelos y los mellizos, te las resumo en un párrafo: Los mellizos son el producto de dos óvulos y espermas diferentes; mientras que los idénticos son el producto de un óvulo y un solo esperma. Los mellizos varían en apariencia y cualquiera los diferencia fácilmente; mientras que los idénticos, son parecidos en un porcentaje muy alto. Los mellizos pueden crecer en diferentes maneras; mientras que los idénticos, se rigen por el mismo patrón de comportamiento.

Gracias por haberme dado la oportunidad de aprender estos conceptos, porque son de suma importancia, en la genética humana.

Me parece que los dos estamos metidos en camisa de once varas, porque para tratar este tema, debiéramos ser ginecólogos-obstetras y teólogos muy reconocidos, pero como adolecemos de esos principios, nos tenemos que quedar: Con la gana y sin la plata.


Sopetrán 14 de febrero de 2013 

Estimado Darío

La verdad te acompaña cuando dices que yo te metí en esta loca idea de la unificación del alma de los gemelos, es un tema al que llegué por la curiosidad al observar el comportamiento común que mencionas en tu misiva.

El 3 de diciembre del año pasado me diste para publicar el primer número del periódico Nártepos y publicamos una foto en la que había cuatro de los seis jóvenes de la idea con la promesa de publicar los perfiles de los seis entusiastas periodistas.

 Cuatro de los seis fundadores
del periódico Nártepos

Entre los cuatro hay una pareja de gemelos idénticos, monocigótocos o univitelinos cuyos nombres no tengo porque no hemos cumplido la promesa de su publicación. Creo que alguna vez me comentaste que la idea no prosperó. En caso de estar equivocado es tiempo de ver en qué van estos seis jóvenes, incluidos los gemelos.

Hace 16 años empecé a entrevistar parejas de gemelos y anotar sus impresiones y fueron algunas cosas que me quedaron de esa labor:

1.° Se aman como a sí mismos, una de las primeras observaciones para empezar a convencerme de que eran «sí mismos». Sólo encontré una gemela, en un pueblo del norte de nuestro departamento que odiaba a su par. Al preguntarle por qué la odiaba me contó que le había quitado el marido. Le dije: «No te lo quitó, era tan suyo como tuyo». Se quedó largo rato pensativa y me preguntó qué debía hacer y, como tampoco soy sicólogo, le recomendé la reconciliación porque ambas estaban sufriendo por estarse odiando a sí mismas. Una vez reconciliadas deberían resolver el problema como una reflexión personal, es decir, como cada uno de los que no tenemos clon resolvemos nuestros problemas personales y a veces conversamos con un alter ego imaginario que nos da respuestas que podemos seguir y a veces encontrar la solución. En el caso de ellas el alter ego de cada una sería la otra. A ella le pareció buena la idea y prometió intentarla. Nunca conocí a la otra ni volví a ver a la ofendida Nota para los lectores: Alter ego significa ‘otro yo’.

2. Duermen juntos hasta muy avanzada la adolescencia, es decir, se bajan de la cama común para escoger pareja de matrimonio.

3.° tienen sensaciones corporales (dolor, sed, hambre, etc.) o espirituales simultáneas aunque entre ellos haya kilómetros de distancia.

4.° Muchas veces escogen carreras iguales o semejantes y tienen costumbres similares. Lo que compruebo con estas anécdotas.

Merco algunas cosas en uno de los supermercados de la Mayorista y ya me había encontrado allí unas tres veces con el médico especialista en reconstrucción de la mano Marcos Ramírez con quien comparto membresía en el Comité Ambiental de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros, SAI. Nos saludamos, comentamos algunas cosas de la última reunión y seguimos nuestros caminos. Un cuarto encuentro y el doctor no me autorizó el saludo, lo cual me pareció extraño, ya nos habíamos cruzado y lo llamé:

—Doctor Ramírez.

Cuando volteó la cabeza le pregunté

—¿Por qué no me saludó?

—Porque no te conozco —fue su respuesta.

—¿Cómo que no me conoce?, ¿no estamos juntos en el Comité Ambiental de la SAI? —le pregunte.

—Yo no soy Marcos —me dijo— soy el hermano gemelo fulano (olvidé su nombre).

Su voz era parecida, por no asegurar idéntica, porque de pronto me regañan los fisiólogos. Me contó que era odontólogo y varias anécdotas de lo que les pasa a cada uno con los amigos del otro, que como yo, no tenían idea de que cada doctor Ramírez tuviera clon. Me contó también que por lo general llaman a la casa paterna con escasos minutos de diferencia sin que se pusieran de acuerdo.

Consataté wn la SAI, con personas más allegadas al doctor Marcos, la existencia del gemelo con lo que comprobé que no fui víctima de una broma del especialista de la mano.

Son escasos los ejemplos de hermanos que practiquen con lujo de participación un mismo deporte: pues bien, conocí en aquella época a un par de gemelas de 11 años que practicaban un deporte de poca participación femenina y eran de tal calidad que se decía que los campeonatos se los repartían en la casa. Hoy en día su calidad sigue siendo la mejor. Como por su edad en los campeonatos de aquella época las acompañaba la mamá, entable amistad con ella y le comenté mi inquietud. La mamá me aseguraba que sus hijas no eran gemelas, sino mellizas porque ella había roto dos fuentes. Yo aún no sabía lo que explicaste de que algunos monocigóticos venían en dos placentas diferentes. Me desanimé un poco pues nada podía contradecirle pues las fuentes las había roto ella no yo, pero esas gemelas reunían todas las cualidades que yo había coleccionado en mis entrevistas hasta esa fecha.

Por casualidad esa semana leí que cuando la división del cigoto es en las primeras horas después de la fecundación cada nuevo cigoto crea su propia placenta; si ocurre hasta seis días después de la fecundación, los gemelos vienen en una sola placenta y si es más tardía se produce el caso de siameses con diferentes grados de dificultad para la separación. Fotocopié el artículo y lo llevé a la señora. Ignoro si lo creyó o no. Hoy en día siguen siendo esas jóvenes de las mejores mundialmente en su deporte.

Famoso es el caso de las dos gemelas que comparten un solo cuerpo, esta separación fue imposible, pues nadie se arriesgó a asesinar una cabeza y si lo hubieran hecho habrían muerto las dos porque cada cabeza controla el lado correspondiente de su cuerpo, de tal manera que todas las acciones en que participan las dos manos o los dos pies (caminar o manejar carro, por ejemplo, deben estar atentas las dos para no cometer un error).






También conocí el caso curioso de dos gemelos monocigóticos que cumplen años en días diferentes. Muy fácil: el primero nació antes de la medianoche y el segundo después de ella, el médico tratante fechó los certificados de nacimiento como habían ocurrido.

Hasta ahora hemos hablado sólo de los gemelos por pares, pero ocurre que un cigoto se puede dividir en dos y luego cada uno o uno solo se divide nuevamente para dar cuatro gemelos o tres, también a la naturaleza le gusta dar el repertorio completo con combinaciones de los diferentes casos de los que hemos hablado, por ejemplo un óvulo que se duplica antes de ser fecundado y cada uno de ellos después de fecundados se dividieron para formar dos parejas semiidénticas. y cada pareja, de idénticos.

Quintillizas canadienses monocigóticas

En la revista Selecciones se han contado historias de gemelos que han sido separados en la infancia y por circunstancias, a veces extrañas, se encuentran. Recuerdo el caso de un joven de 18 años, sabedor de que sus padres no eran los biológicos, que llegó a una universidad y era saludado por varios alumnos antiguos por un nombre que no era el suyo, el protestaba que ese no era su nombre, pero los que lo saludaban pensaba que e bromeaba y le recordaban vivencias del semestre anterior. Con la ayuda de los registros de la Universidad supo que su parecido había abandonado la universidad y por los mismos registros encontró la dirección, lo buscó y lo encontró. El otro también se sabía adoptado y fueron al hospital donde fueron adoptados el mismo día. Decidieron hacer una fiesta y uno de los diarios locales les dedicó una nota. Cuando estaban en la fiesta en casa de uno de los dos, sonó el teléfono y una voz juvenil inquirió por alguno de los gemelos que se acababan de encontrar. Cuando pasó uno de los dos la voz juvenil le dijo que por haber sido adoptado en el mismo hospital y el mismo día que ellos y que por las fotos que de ellos había publicado el diario lo esperaran para la fiesta pues eran tres. Una vez reunidos acordaron los tres no buscar a la madre biológica para respetarle tan difícil decisión de dar en adopción tres hijos que estuvieron en su vientre durante nueve meses.

Ya es tiempo de dar por suficiente la ilustración científica y la anécdotica del fenómeno de los gemelos, sobre todo los monocigóticos que son los que más sorpresas proporcionan. Reitero la ausencia de títulos teológicos tanto en mí, como en ti que pediste «tapo y me salgo sin ella» desde hace ya rato. Yo no me salgo todavía sin exponer mi inquietud aunque sin querer sentar cátedra:

La Iglesia nos enseña, y es uno de los argumentos que nos llevan a los católicos a estar en contra del aborto, que la vida humana (alma y cuerpo) se inicia en el momento de la fecundación. En ese momento el cigoto (ovulo fecundado) no sabe que se va a dividir, la división es algo fortuito, no necesaria ni siquiera para la prolongación de la especie. Por tanto, el cigoto no está en capacidad de encargar dos o tres almas porque él se va a dividir.

Nos han dicho también que el alma es indivisible e inmortal, por lo que al dividirse el cigoto, el alma no se divide. me diste una luz que yo no había contemplado: el espíritu al no tener dimensiones no ocupa lugar alguno y desde cualquier «parte» de la Creación puede ser el espíritu de un ser en dos o más presentaciones. Esta sencilla teoría no va en contra de ningún dogma de fe.

Es más cuando los espermatozoides llegan a la vagina se percatan de si existe o no un óvulo maduro en las trompas de Falopio, en caso de que lo haya se encaminan en feroz competencia hacia él, en caso contrario andan erráticos por la vagina hasta que mueren y son expulsados. Entre el óvulo y cada espermatozoide se establece un enlace inmaterial que orienta al espermatozoide para que encuentre el óvulo. Me faltan conocimientos acerca de si el óvulo está suficientemente equipado de un emisor de señales de radio o similares y si el espermatozoide está equipado del correspondiente receptor. Al ser ese enlace inmaterial, algunos autores han considerado que se trata del alma que se crea desde el momento final del coito.

Cuando expuse esta teoría al doctor Antonio Vélez, escritor de divulgación científica. me contestó cun algo de sorna que si Dios era tan derrochador de crear más de doscientos millones de almitas en cada coito si sólo una sería efectiva. Le respondí que si Dios las hace les pondrá oficio. Del mundo inmaterial nada conocemos, por eso le he puesto comillas a la palabra «parte».



Medellín 19 de octubre de 2013.